dimarts, 5 de març de 2013

El círculo de centro variable

¡Qué tortura para un matematífilo! Un círculo con el centro variable, esto tiene muchas implicaciones pero la que ahora me interesa es la de la incertidumbre y la desorientación.
En el centro estamos inmersos en el segundo proyecto del curso, en cierto modo parece como si se hubiese metido un palo en un hormiguero, los alumnos y alumnas de 1º i 2º de ESO van de un lado para otro, suben portátiles, bajan micros, situan vídeocámaras sobre trípodes, buscan aulas vacías para grabar, extender en el suelo lonas o cartulinas, pegan fotos, hacen dibujos, componen palabras con letras de colores dibujadas en folios...
Hace poco más de 50 años la comarca donde está situado el centro sufrió una gran riada, se perdieron muchas vidas y el modus vivendi de muchas familias cambió para siempre, se dejó la agricultura como una actividad marginal y se potenció la industria y el sector servicios, se adoptaron medidas urbanísticas, se encauzaron barrancos y torrentes... fue hace mucho tiempo, pero no tanto como para que no quede ningún testigo directo y hemos ido a verlos, los alumnos han escuchado con atención, han tomado notas, grabado en video, registrado en áudio, hecho preguntas, observado fotos y NODOS, reportajes y testimonios, leído artículos de prensa y libros.

Y ahora, ahora el centro se mueve, con la información recopilada se están generando productos de difusión, productos ilustrativos de recuperación de memoria, productos elegidos por los grupos de trabajo, tratando temas elegidos por los grupos de trabajo, algunos hacen páginas web, algunos con Wix, otros con Google Sites, otros hacen blogs con blogspot, otros presentaciones con Prezi, otros murales con soporte de áudio, otros programas de rádio o documentales en vídeo, unos hacen un cómic sobre lo que sucedió con un tren de pasajeros que salvaron sus vidas gracias al maquinista y otro grupo mediante un uso muy inteligente de las páginas web están creando un libro multi-itinerario. En definitiva, que nos hemos convertido en una EDITORIAL multiplataforma donde catorce equipos  de redacción trabajan con mínima ingerencia, pero el centro del círculo es variable, no están acostumbrados a tener que decidir y a autoorganizarse, algunos tiran del carro y realizan la labor que otros no hacen por incapacidad o, la mayor de las veces, por desidia. Algunos tienen un alto grado de autoexigencia y perfeccionismo y otros, los más, entregan lo que parecería un borrador previo con un "ya está" en la boca y una sonrisa bobalicona que se les borra cuando se les apuntan las deficiencias y se les recomiendan nuevos elementos que completen o enriquezcan el trabajo realizado.
Y es que sí, en verdad os digo que es justo y necesario reconocer que la escuela es reflejo de la sociedad y que espero, esperamos, que cambiando la escuela podamos cambiar la sociedad, pero es tal la tarea y tantos los vicios adquiridos que cuando todo se mueve alrededor uno no sabe si lo que se mueve es el mundo o uno mismo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada